Guía para hacer un armario empotrado

Última actualización: 30.09.22

 

Frente a los armarios convencionales, los armarios empotrados a medida son una excelente solución para numerosas estancias. Lo mejor de todo es que hoy día es fácil montar un armario empotrado, así que puedes hacer tú mismo esta sencilla obra.

 

Ganar espacio en el hogar es algo fundamental, a fin de tener un sitio adecuado para guardar todo lo que necesitas. El problema es que ciertas estancias, a veces, tienen una estructura que complica un poco aprovechar estos espacios. Para lograrlo, seguramente te sea útil saber cómo hacer un armario empotrado de obra o bien uno que aproveche los espacios muertos de cualquier habitación.

Lo mejor de todo es que esta obra no es especialmente cara. Si tienes clara tanto la distribución del armario empotrado como el diseño del interior, podrás solventar esta obra con comodidad ejecutándola tu mismo.

Para que evalúes si te interesa embarcarte en este cometido, te dejamos nuestra guía sobre cómo hacer un armario fácil y económico, en la que trataremos tanto el tema de las medidas como algunas orientaciones para crear un interior de armario empotrado con comodidad. No te olvides de coger tus guantes y calzarte tus zapatos de seguridad antes de empezar con la tarea.

 

  1. Definiendo el espacio

Lo primero que tenemos que hacer es definir el espacio y tomar las medidas del armario empotrado que queramos montar. Esta zona puede estar ya planteada, aprovechando el espacio existente entre dos columnas, por ejemplo. Si no es el caso, basta con elegir una pared y el espacio a ocupar, creando la otra pared nosotros mismos. Para ello, basta con levantar una pequeña pared de ladrillo en la zona que no tengamos cubierta, a fin de cubrir el espacio completo que necesitemos.

  1. Diseñando el interior

Dentro de las partes de un armario empotrado, el interior es una de las más complejas e importantes. La ventaja es que, al diseñarla desde cero, puedes plantear esta zona de la forma que más te convenga, según lo que quieras guardar. 

En este apartado tienes varias alternativas. Una de ellas es comprar un kit interior de armario empotrado, con el que solventar todos los problemas de diseño. Como alternativa, si quieres personalizar esta zona por completo, puedes hacer un armario empotrado de pladur. Este material es tan polivalente que sirve tanto para las paredes como para las estanterías, siendo fácil crear todas las formas que necesites en su interior.

 

  1. Forrando las paredes

Una vez hecho el diseño, es momento de pasar a la acción. Obviamente, antes tendrás que comprar todos los materiales, tales como la madera para el forrado de las paredes del armario, el pladur, si procede, o el resto de elementos. Es recomendable comprar los paneles de madera ya cortados y rematados, puesto que su acabado es mejor y te ahorra el proceso de corte. No obstante, sí conviene tener la lija a mano, por si hay que retocar algún canto para que encaje mejor.

Para fijar el forro del armario a las paredes se usan clavos largos, que sujetarán los paneles laterales en su lugar. Conviene añadir cola sobre ellos, para que queden totalmente fijados. Lo mismo haremos con los de arriba y abajo, así como los del fondo de la zona del armario. Procura que todos los paneles queden colocados de forma homogénea, sin saltos ni otros inconvenientes.

 

  1. Colocando la distribución interior

Una vez que tenemos vestido el armario, el siguiente paso es colocar todos los elementos interiores. Si hemos comprado un kit, bastará con que sigamos las instrucciones del mismo para realizar el montaje. Si es un diseño propio, convendrá fijar los diferentes elementos a las paredes de forma segura, sin olvidarnos del peso que cada estante o balda vaya a aguantar. Cuanto mayor sea el peso, mayor debe ser la resistencia de la tornillería.

Respecto de las barras, estas se montan con unos soportes específicos, fáciles de colocar, pero que sí deben atornillarse con intensidad, por el peso que van a soportar. No te olvides de rematar todo correctamente, para que el resultado sea lo más elegante posible. Algo clave cuando de hacer un interior de armario empotrado se trata.

  1. Instalando las puertas del armario empotrado

Una vez que hemos visto cómo forrar un armario empotrado de obra o de otro tipo, ha llegado el momento de que sepamos cómo poner puertas correderas a un armario empotrado. En este caso, es recomendable comprar un kit de puertas ya fabricado, que encaje en las medidas que necesitas. La oferta es amplia, tanto en puertas como en los frentes de armarios empotrados disponibles en el mercado. Así que no tendrás problema para encajar su diseño en el de tus muebles, las barreras de cama que puedas tener en la estancia o la propia decoración de toda la estancia.

El primer paso es colocar el riel en el suelo, dejando unos dos centímetros entre el panel exterior y el citado riel. A continuación, se taladran los diversos agujeros a lo largo del riel y se insertan los tacos. Seguimos el montaje introduciendo los diferentes tornillos dentro de los tacos que hemos colocado previamente. Es clave que estos tornillos no sobresalgan, porque si lo hacen seguramente causen problemas a la hora de abrir o cerrar la puerta. Repetiremos este proceso con el otro riel, dejando ambos bien alineados y colocados en su lugar.

El paso final es colocar las puertas en su lugar, para lo que es necesario elevar ligeramente las mismas hasta encajarlas en el carril. Es clave que no sueltes la puerta hasta que tengas plena seguridad de que está en su lugar, para evitar accidentes. Una vez colocada, comprueba que corre bien y que está debidamente fijada en su lugar, realizando los ajustes que sean necesarios. 

Acabado este paso, ya solo te queda limpiarlo todo e ir llenando tu nuevo armario con todo lo que quieras guardar en su interior. No te olvides de añadir un antipolillas para tu ropa.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS