Preguntas más frecuentes sobre Dinamómetros

Última actualización: 05.12.22

 

Q1: ¿Cómo utilizar un dinamómetro?

En general, los dinamómetros funcionan siempre por presión o transferencia de fuerza. Así que, dependiendo del tipo de dinamómetro que tengamos entre manos, simplemente va a modificarse la manera en que transferimos esta fuerza. En algunos modelos tendremos que colgar el dinamómetro y posteriormente colgarle el peso o tirar del muelle para hacer la medida. En otros modelos tendremos que apretar el dispositivo, de modo que la presión ejercida sea la que marque la medición de la fuerza. Todo depende del tipo de producto y sus características.


Q2: ¿Cómo hacer un dinamómetro?

Construir un dinamómetro es un proceso relativamente sencillo, siempre que tengamos los elementos necesarios para ello. Lo primero que vamos a necesitar en un muelle redondo, adaptado a la necesidad de fuerza o peso que tengamos voluntad de medir. El sistema de medida se realiza, precisamente, al medir las deformaciones de este muelle al colgar los pesos o tirar del mismo. Por eso mismo necesitaremos de otro cilindro o similar, preferentemente transparente, en el que vamos a fijar el muelle y también donde vamos a trazar la escala. Para trazar esta escala basta con ir sumando pesos conocidos al modelo e ir viendo hasta dónde se estira el muelle, tomando así las referencias correspondientes.

 

Q3: ¿Cuál es la unidad de medida del dinamómetro?

En general, dado que el dinamómetro se destina a medir fuerzas, el producto emplea la medida correspondiente del sistema internacional para este parámetro que es el Newton. No obstante, dado que algunos dinamómetros también se emplean para la medición de pesos, es posible que este venga regulado en kilos o gramos, dependiendo de su naturaleza. En los modelos digitales actuales incluso podemos disponer de ambas medidas, con un botón con el que pasar de una medida a otra. Por cierto, en caso de que hablemos de peso, es posible que algunos productos den los resultados en el sistema imperial (onzas, libras, etc), en vez de la escala de gramos y kilos que se usa en Europa. Algo que también conviene tener en cuenta.

Q4: ¿Qué mide el dinamómetro?

La principal medida que os indica el dinamómetro es la de la fuerza que ejercemos sobre el producto, siendo este su principal parámetro de funcionamiento. No obstante, es cierto que la relación entre fuerza y peso es bastante cercana, por lo que es posible utilizar un dinamómetro como báscula para la medición del peso de diferentes objetos, dependiendo de la naturaleza y las características específicas del producto del que estemos hablando.

 

Q5: ¿Quién inventó el dinamómetro?

Al igual que ocurre con otras máquinas y buena parte de la física moderna, el dinamómetro es una invención que debemos a Isaac Newton. De hecho, su funcionamiento explica con claridad la tercera ley física que este genio inglés desarrolló en su momento, por la que establece que toda fuerza que ejerce una acción sobre un cuerpo se ve directamente respondida por una fuerza de signo contrario que reacciona a esta, a fin de mantener el equilibrio de fuerzas propio de nuestra física. No se conoce con exactitud la fecha en que Newton inventó el dispositivo, aunque algunos historiadores apuntan al año 1659.

 

Q6: ¿Cómo calibrar un dinamómetro?

A diferencia de otros objetos de medida, cuando se trata de un dinamómetro sí es posible realizar el trabajo de calibración de forma doméstica. Y es que, dado que estamos hablando de un producto que mide fuerza, no tenemos más que colocar o tirar de un objeto con un peso conocido a fin de ver si el producto mide correctamente. Como ejemplo, si tenemos unas pesas de 3 kilos y las colocamos en la zona de tirón del dinamómetro este debería marcar dicha cantidad de fuerza o masa. No obstante, es clave recordar que los dinamómetros más complejos y los usados en entornos industriales si deben ser calibrados por profesionales, a fin de evitar problemas.

 

Q7: ¿Qué es mejor, dinamómetro de plástico o de metal?

En líneas generales, dado que estamos hablando de productos diseñados para la medición de fuerza, siempre será mejor contar con un dinamómetro de metal que uno de plástico. Este material metálico siempre tendrá mayor resistencia a la hora de soportar la tensión generada por la carga. De todos modos, para aquellos trabajos más sencillos o bien en aquellos en los que el uso sea más ocasional sí puede recurrirse a los modelos de plástico, que obviamente también son más baratos que los modelos metálicos.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS