Preguntas más frecuentes sobre Grapadora Eléctrica

Última actualización: 05.12.22

 

Q1: ¿Cómo utilizar una grapadora eléctrica?

Las grapadoras eléctricas ofrecen grandes prestaciones, pero es importante usarlas adecuadamente para mayor efectividad.

En primer lugar, debes colocar las grapas o clavos.

Por lo general, estos se ingresan a través de un compartimento en el área inferior trasera de la herramienta, debes estar atento de no sobrepasar la cantidad indicada por el fabricante para evitar atascos.

El siguiente paso es seleccionar la potencia en el caso de que tenga la opción y conectarla a la corriente eléctrica.

Para obtener un disparo óptimo, es recomendable colocar la punta cerca de la superficie que deseas grapar.

Q2: ¿Cómo cargar clavos en una grapadora eléctrica?

Los clavos que puedes colocar en una grapadora multiuso tienen una longitud y especificaciones, por consiguiente, muchos modelos usan clavos de 15 mm, pero estos vienen unidos en una carga de 40 o 50 clavos según el modelo que tengas.

Generalmente, estos son colocados en el mismo compartimento de las grapas, por lo que este debe estar vacío para evitar un mal funcionamiento de la grapadora.

Solo debes deslizar el depósito de carga e introducir los clavos de la forma más recta posible, después solo debes cerrar el mismo y ya estará listo para usar.

 

Q3: ¿Cómo se carga una grapadora eléctrica?

Para cargar una grapadora eléctrica debes tomar en cuenta el tipo de grapa con el que tiene compatibilidad.

En este sentido, debes conocer la longitud de la pata, grosor, anchura del lomo y dureza del metal que la conforma.

Una vez que tengas claro el tipo de grapa debes abrir el compartimento indicado para la carga, por lo general se encuentra en la parte baja de la grapadora.

El siguiente paso es introducir las grapas con el lomo pegado a la superficie y las patas hacia afuera, después solo debes cerrar el compartimento.

 

Q4: ¿Qué es mejor, grapadora eléctrica o manual?

La utilidad de cada grapadora depende del uso que piensas darle, ya que una eléctrica podría ser un gasto innecesario para tareas pequeñas, asimismo, una grapadora manual podría brindar poca fuerza en trabajos profesionales.

Por consiguiente, las grapadoras manuales suelen ser útiles para usar en la oficina, proyectos de manualidades o pequeñas tareas de bricolaje, como el tapizado de muebles de superficie suave.

Además, su funcionamiento es sencillo y práctico, mientras que las grapadoras eléctricas tienen mayor potencia para perforar madera y materiales duros.

Por si fuera poco, algunos modelos son compatibles con clavos, lo que facilita su uso en tareas industriales y de construcción.

Q5: ¿Cómo arreglar una grapadora eléctrica?

Si la grapadora no dispara o lo hace de manera involuntaria, esto indica un mal funcionamiento interno.

En algunos casos, es posible que la herramienta no esté conectado al voltaje indicado por el fabricante, también, es posible que el compartimento de las grapas esté sobrecargado o las mismas estén colocadas incorrectamente, para lo que solo debes reorganizar las grapas y conectar en el enchufe correcto.

No obstante, otros problemas pueden ser fallas en el motor, compresor roto, manguera rota y problemas con el cilindro, en estos casos es preferible solicitar ayuda profesional y si es necesario reemplazar la pieza defectuosa.

 

Q6: ¿Cómo desatascar una grapadora eléctrica?

Es muy común, tanto en grapadoras manuales como eléctricas, que alguna grapa quede atascada accidentalmente, lo que significa interrumpir su uso para desatascar el dispositivo.

Sin embargo, este procedimiento es más sencillo de lo esperado, ya que por lo general se atascan en el mismo compartimento de carga o en la punta de salida del mismo.

Es importante desconectar la herramienta de la corriente para evitar accidentes, después, puedes abrir el compartimento de carga lentamente y retirar la primera grapa que podría estar doblada o mal posicionada.

En el caso de la punta de la grapadora, es recomendable retirar con una pinza un otra herramienta fina pero resistente.

Q7: ¿Cómo debe ser una grapadora eléctrica para tapizar?

Cualquier grapadora es buena para tapizar, desde una manual hasta una eléctrica, sin embargo, debes considerar la compatibilidad de la misma para asegurarte de que las grapas te brinden la mejor sujeción y acabados.

En este sentido, las grapadoras que permiten utilizar grapas finas pueden ser las indicadas para pasar desapercibidas en el tapizado.

De igual forma, para tapizar materiales muy duros es recomendable usar una grapadora compatible con grapas de lomo plano, que suelen ser más resistentes y brindar mayor sujeción.

 

Q8: ¿Qué es mejor, grapadora eléctrica o neumática?

Las grapadoras eléctricas son versátiles y de precio accesible, ya que tienen diseños compactos y son funcionales en una gran variedad de áreas y proyectos.

No obstante, las grapadoras neumáticas por lo general son capaces de producir una potencia mayor a las eléctricas, ya que son herramientas que usan aire comprimido para que la grapa salga disparada con mayor intensidad, sin embargo, estas suelen requerir un compresor de aire externo a gasolina o eléctrico.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS