Tipos de destornilladores y sus usos

Última actualización: 30.09.22

 

Debido a la variedad de tornillos que se utilizan para realizar ajustes en diferentes áreas de la industria, también existen una gran variedad de destornilladores, que han sido diseñados especialmente para facilitar la fijación de piezas durante el ensamblaje de muebles, aparatos y otros objetos de uso frecuente. 

 

El destornillador manual es una de las herramientas más utilizadas en diferentes talleres, pero también es común en los hogares de todo el mundo, ya que permite ajustar tornillos en distintos proyectos de bricolaje. Por esta razón, es importante conocer los tipos de destornilladores que podemos utilizar de acuerdo a cada necesidad. 

 

Principales tipos de destornilladores

Podemos decir que el destornillador pequeño de uso manual ha mantenido su utilidad con el paso del tiempo, sin embargo, la creación de nuevos tornillos con diferentes cabezas ha hecho que surjan también distintos destornilladores. Veamos algunos de los más utilizados

  1. Destornillador plano

Este es el tipo de destornillador más antiguo, ya que los primeros tornillos tenían la ranura de la cabeza plana, no obstante, en los inicios del siglo XX la industria automotriz creó diferentes cabezas que resultan más prácticas y por lo tanto agilizan los procesos, por esta razón, los destornilladores planos de hoy en día presentan un centrado más fácil y se mantienen en su posición. Actualmente, estos destornilladores siguen siendo los más utilizados en la carpintería, pero también es cierto que el destornillador plano se desliza con facilidad, por lo que estos destornilladores se consideran menos seguros que los otros tipos, por lo tanto, han dejado de ser utilizados en algunas labores industriales. 

  1. Destornillador Phillips

El tornillo en forma de cruz lleva el nombre del ingeniero norteamericano Henry Frank Phillips, quien compró los derechos de patente de un tornillo diseñado originalmente en 1933 por el inventor John P. Thompson. Es así como surge el destornillador Phillips, siendo su principal ventaja el centrado automático para una colocación más rápida del tornillo. Además, el destornillador estrella ofrece una mayor sujeción con el tornillo para evitar los deslizamientos, permitiendo que entre completamente recto en el material de trabajo. No obstante, es importante mencionar que en algunos casos este tipo de herramienta puede deformar la ranura en cruz del tornillo, sobre todo si se aplica más torque del necesario. 

  1. Destornillador pozidriv

Este es un destornillador Phillips mejorado, ya que además de la punta en forma de cruz, incorpora 4 guías adicionales a 45°. Esto permite un menor riesgo de deslizamiento, aumentando la precisión al introducir el tornillo. El destornillador pozidriv tiene este nombre como abreviatura de positive drive, que significa transmisión positiva. Fue patentado en Gran Bretaña por la empresa automotriz GKN y es utilizado especialmente en Europa, por lo que en el resto del mundo forma parte de las puntas de destornillador especiales. 

  1. Destornillador torx

Aunque el pozidriv reduce el deslizamiento, en algunos casos es necesario aplicar una mayor fuerza de torque, es allí donde el destornillador torx tiene una gran ventaja. En este caso, la cabeza del tornillo es de perfil paralelo, por lo que no tiene ángulos, sino que tiene una estrella de seis puntas con forma redondeada, lo que aumenta considerablemente la zona de contacto entre la punta del destornillador y la cabeza del tornillo, ofreciendo así un gran nivel de torque. 

  1. Destornillador allen

El nombre de esta herramienta tiene que ver con la llave hexagonal allen, patentada en el siglo XX por William G. De allí viene el llamado tornillo tipo allen y esta es la razón por la que existe el destornillador hexagonal. Este puede ser de mango en forma de T o completamente recto. Es un destornillador muy útil a la hora de ensamblar mobiliario.

  1. Destornillador Robertson

La producción en masa de la compañía Ford Motor obligó a sus ingenieros a reemplazar los tornillos de ranura por un invento patentado en 1908 por el inventor P.L. Robertson. Se trataba de un tornillo con cabeza cuadrada, que permitía un centrado muy sencillo del destornillador. Sin embargo, este tipo de herramienta se utiliza muy poco de forma manual, siendo más común en los dispositivos eléctricos. 

 

Otros destornilladores

Podríamos enumerar muchos otros tipos, como los destornilladores de precisión, que se utilizan en relojería y otros trabajos con tornillos muy pequeños. También, está el destornillador de 3 puntas, utilizado en aparatos electrónicos como consolas de videojuegos, teléfonos móviles, cámaras digitales, entre otros.

Por su parte, el destornillador spanner es poco común, pero muy útil para prevenir el acceso no autorizado a las funciones de ciertos aparatos, como ascensores, baños públicos, vagones de trenes, etc. Además, debemos mencionar el destornillador de punta triangular, que viene en diferentes medidas aunque tiene aplicaciones muy específicas.

Conoce las partes que componen el destornillador

Aunque se trata de un dispositivo muy sencillo, para un uso adecuado es importante conocer las partes de un destornillador. En primer lugar, debemos señalar el mango, que es la zona de sujeción de la herramienta, donde debemos ejercer la fuerza para apretar o aflojar tornillos. Esta parte del destornillador puede ser de PVC, resinas plásticas o madera, pero en algunos casos está recubierta de otro material antideslizante que permite un mayor control y al mismo tiempo le aporta comodidad. Además, para los trabajos de electricidad se utilizan destornilladores con mangos aislantes que incrementan la seguridad.

Otra parte importante es el núcleo, que corresponde a una pequeña zona de unión entre el mango y el cuerpo del destornillador, por lo que suele ser muy resistente a los esfuerzos mecánicos. En cuanto al cuerpo o varilla de la herramienta, se trata generalmente de una barra de aleación de acero, que contiene molibdeno, vanadio y cromo, lo que garantiza la dureza para mayor resistencia y durabilidad. Tanto el grosor como el largo del cuerpo dependen del uso que se le vaya a dar al destornillador. Uno corto y de gran grosor puede ser más resistente, mientras que uno largo y delgado permite alcanzar lugares estrechos y difíciles.

Por otro lado, dentro del cuerpo del destornillador podemos distinguir dos zonas; la hoja y la punta. La primera es la pala o boca de la herramienta, que se hace más delgada hasta llegar a la punta, que también es llamada cabeza. En este último caso, nos referimos exclusivamente a la parte final de la estructura, que en definitiva es la más importante, ya que debe hacer contacto directo con el tornillo y permite ajustarlo. Como es lógico, la forma de la punta dependerá del tipo tornillo. En algunos casos, esta punta es magnética, lo que permite ajustar la pieza con mayor facilidad.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS