Cómo usar un soldador TIG

Última actualización: 05.12.22

 

Cuando se realizan trabajos de soldaduras, es muy importante evitar en lo posible la presencia de oxígeno para concretar un trabajo de calidad haciéndolo duradero y sólido.

Para esta tarea están los soldadores tig, equipos de alta potencia, pero muy prácticos para trabajar y en este artículo te diremos cómo utilizarlos.

 

Limpia el material a soldar

Para que la soldadura una correctamente los metales o las partes que se desean acoplar, es muy importante que los materiales estén libres de cualquier tipo de residuo que pueda afectar la fundición de los metales.

Dale el tratamiento adecuado de acuerdo al material que vayas a soldar: lija o pule si se trata de acero; raspa si vas a trabajar con aluminio. Y usa productos químicos o disolventes para el acero inoxidable.

 

Prepara la boquilla

Para usar la boquilla para soldar es necesario que le pongas los electrodos de tungsteno requeridos para unir los metales.

Para ello debes desenroscar el soporte posterior que sujeta los electrodos a la boquilla.

El siguiente paso es sumamente sencillo: debes insertar el electrodo en el centro de la boquilla, asegurándote que quede bien ajustada y después enroscar de nuevo el soporte.

El electrodo debe tener cierta distancia en relación a la funda protectora.  

Configura la polaridad

Los metales se funden cuando alcanzan determinadas temperaturas y para eso utilizas el soldador tig que puedes configurar de acuerdo a la fundición que quieras hacer.

Para tratar el aluminio, debes ajustar la polaridad del soldador para corriente alterna.

Para otros metales como el acero o el hierro debes ajustarla para corriente directa.

 

Fija las partes a soldar

Cuando vas a soldar metales, como en el caso de las barras, debes mantenerlas unidas para poder realizar el trabajo.

Para ello puedes usar alambre y atarlas de acuerdo a la forma en que las vas a soldar.

También puedes usar una abrazadera para hacer esto, ya que te ayudará a fijar los ángulos que necesitas.

 

Suelda punto a punto

Para avanzar en el trabajo de soldadura debes acoplar los metales, realizando soldaduras punto a punto; esto te ayudará a mantener bien fijos los materiales cuando comiences a soldar ya toda la pieza.

Se trata de hacer pequeñas soldaduras cada 10 cm o de acuerdo a la distancia que te facilite hacer el trabajo.

Usa la antorcha tig

Ya con todo previamente dispuesto para trabajar, es momento de que utilices la antorcha para fundir los metales.

Enciéndela y acércala a los metales que quieras soldar conjuntamente con el electrodo, manteniendo un ángulo de 45 grados para que tengas una buena visión de lo que estás haciendo.

 

Usa el pedal

El soldador tig tiene un pedal que te va a permitir controlar el calor que genere la boquilla.

Como vas a trabajar con distintos metales, debes usar el pedal de acuerdo al nivel de calor que requiera cada uno para lograr su fundición.

A medida que lo presiones, mayor será el calor que se genere.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS