Cómo utilizar un pirograbador

Última actualización: 05.12.22

 

No es poco común encontrar quienes no sepan cómo utilizar un pirograbador, pues es un producto bastante específico.

Si este es tu caso, solo necesitas leer esta pequeña guía para enterarte paso a paso de qué deberías tener en cuenta cuando desees usar este producto la primera vez.

 

Prepara la superficie

Si realizarás el grabado en madera, necesitas lijar la superficie primero.

De no estar completamente lisa, entonces es posible que el grabado no quede de la mejor manera ya que el proceso interrumpido por surcos u otros “obstáculos” puede desmejorar el resultado final.

Para otros materiales, no es necesario tener una preparación previa.

 

Haz la conexión

Si posees un pirograbador eléctrico, el siguiente paso es hacer la conexión a un enchufe o a una unidad que transfiera la energía, en caso de venir incluida en la compra.

Si tu situación es la última, entonces conecta la unidad a la toma de corriente, activa el interruptor para que el producto encienda y ya podrás empezar.

Otros pirograbadores de conexión directa se encienden apenas los conectes, por lo que no requerirás de ningún interruptor.

 

Enciende el pirograbador

Si posees un producto que trabaje con gas, entonces enciende el pirograbador utilizando el interruptor del aparato.

 

Ajusta la temperatura

Antes de empezar a grabar, espera que el producto se caliente lo suficiente antes de utilizarlo, pues, de lo contrario, se notará la diferencia entre un trazo y otro.

Además de eso, si es posible, ajusta la temperatura al nivel que necesites para el trabajo que vayas a realizar.

Las líneas más oscuras son hechas por las temperaturas más altas, ya que se quema la madera con mayor rapidez y facilidad.

Graba

El proceso de grabado es bastante parecido al de dibujar, especialmente con carboncillo, ya que comparte técnicas con este tipo de dibujo.

No obstante, hay ciertas cosas a tener en cuenta para poder hacer el pirograbado de la mejor manera.

Por ejemplo, recuerda que no debes hacer mucha presión en la superficie, especialmente si no se trata de madera, pues podrías dañar el material debido a las altas temperaturas que alcanza el producto.

Además de eso, para hacer sombras utiliza movimientos circulares y una inclinación óptima.

 

Coloca el pirograbador en el soporte

Cuando requieras de una pausa en tu trabajo, coloca el pirograbador en el soporte del artefacto.

De no hacerlo, es muy fácil quemar otras superficies donde lo coloques, pues debes recordar que el aparato puede sobrepasar los 400°C.

Si no tienes uno, es preferible desconectarlo o apagarlo, esperar que se enfríe, y después colocarlo en cualquier lugar.

 

Cambia la punta

Si necesitas cambiar la punta del pirograbador tienes dos opciones. La más segura es esperar que se enfríe el producto y proceder a desenroscar la punta para colocar otra, sin inconvenientes.

Sin embargo, si necesitas algo más rápido, unas pinzas podrán ayudarte con el cambio, incluso si todavía está caliente.

Algunos kits de pirograbado incluyen esta herramienta.

 

Desconecta

Cuando termines de realizar el trabajo, solo necesitas desconectar el pirograbador o apagarlo por completo para proceder a guardarlo, preferiblemente en un estuche, en un lugar seguro, fuera del alcance de los niños.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS