Cómo utilizar una llave dinamométrica

Última actualización: 05.12.22

 

Para realizar reparaciones o ajustes en motocicletas o cualquier otro mecanismo en los que se  requiera atornillar, es muy importante contar con las herramientas necesarias para ello.

Cuando se trata de atornillar adecuadamente y sin poner en riesgo los componentes de la máquina están las llaves dinamométricas y en este artículo te diremos cómo utilizarlas.  

 

Cómo saber cuál es el apriete correcto

Componentes como tuercas y tornillos llevan impresos en alguna parte de su superficie o bien en las etiquetas cuál es el par de apriete que es necesario para lograr el ajuste adecuado de las piezas.

De esta manera podrán funcionar correctamente y no se aflojarán cuando el mecanismo esté en funcionamiento o sufrirán deformaciones porque se excedió la fuerza del ajuste recomendado por el fabricante.

Si bien puedes leer las especificación dadas por el fabricante para sujetar correctamente los tornillos o tuercas, si no usas una llave dinamométrica es difícil acertar cuando alcanzaste al par de ajustes correcto.

En cambio con la llave solo debes girarla hasta escuchar y sentir el clac en la herramienta que te indica que ha alcanzado el par de ajuste correcto.

Haz el par de ajuste

Esta es una tarea sencilla de hacer si utilizas tu llave dinamométrica.

Comienza tomando el tornillo o tuerca y ajustándola con las manos hasta que sientas resistencia, es decir hasta que ya no puedas girarla manualmente.

Si fuera necesario, coloca en la cabeza de la llave el vaso de la medida correspondiente a la medida del componente que estés ajustando en la máquina.

A continuación, acopla el vaso al componente y comienza a girar la llave con cierta fuerza cuando se requiera hasta que escuches el clac de la llave que indica que has alcanzado el par de ajuste del componente.

Cuando escuches el clac detente, de lo contrario excederás el par.

 

Cómo calibrarla

Las llaves dinamométricas están calibradas de fábrica en la mayoría de los casos, pero pueden descalibrarse a causa de algún golpe fuerte. Sin embargo, tú mismo puedes volver a calibrarlas.

Para hacerlo, pon una marca en el centro de la parte posterior de la cabeza de la llave; sigue de forma recta esta indicación hasta donde pones la mano para tomarla por el mango.

En ese límite pon otra marca. Toma la medida que hay entre ambas marcas.

Inserta sólo la cabeza de la llave en una prensa y pon el resto de su cuerpo en posición horizontal.

A continuación, alinea el valor de torsión de la herramienta de acuerdo a la medida que previamente has tomado después de multiplicarla por 0,97.

En el punto marcado en el mango de la llave ata una pesa u objeto que pese 9,07 kg; empuja a medida que mueves el mango en dirección a la cabeza de la llave hasta que dejes de escuchar los clics que hace.

Cuidados que debe tener

La llave dinamométrica es una herramienta calibrada, por lo que es muy importante que no sufra fuertes golpes que pueda afectar su nivel de calibración. Tampoco debes exponerla a la humedad y el calor.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS