Peligros y medidas de seguridad al usar un taladro de columna

Última actualización: 29.09.22

 

El taladro de columna es una herramienta con cierto grado de peligrosidad, debido a que se trata de un aparato para la perforación de materiales duros, que implica una gran potencia y alcanza grandes velocidades. Por esta razón, vale la pena revisar en detalle los riesgos y algunas recomendaciones para evitar accidentes.

 

Posibles peligros de los que debes estar consciente

Las principales partes de un taladro de columna son el motor, el cable de alimentación, la carcasa, el mecanismo de ajuste y el cabezal móvil, este último sujeta las brocas y otras piezas de corte y perforación. Entre estos elementos los que más suelen causar problemas son las brocas, el cable de alimentación y la carcasa.

 

El cabezal como mayor causante de accidentes

Esta pieza expone la parte móvil más peligrosa del taladro, por lo que al comparar el nivel de peligro esta tiene las causas más comunes de accidentes, entre las que sobre todo asociadas al enganche de prendas de ropa en los bordes del cabezal. Por lo general, esto solo ocasiona un gran susto y una prenda dañada, pero de no detener su uso de forma rápida podría acarrear accidentes graves.

Para prevenir estos malos ratos, debes usar ropas ajustadas y accesorios que no tengan hilos sueltos, cordones ni otras superficies que puedan entrar en contacto con la parte giratoria del taladro. Si aún estás pensando en comprar un modelo, puedes considerar los taladros de cabezal corto, que no profundizan al máximo pero pueden ser más seguros de usar.

En cuanto a las brocas, es importante que estas siempre estén correctamente afiladas, ya que por lo general no brindan los acabados esperados y suben los niveles de riesgos para el usuario. En este sentido, podría desbalancear el equipo y restar control durante su uso. También, están los casos de las brocas que están mal sujetas al cabezal, lo que podría ocasionar su desprendimiento repentino, proyectando la pieza hacia el usuario o el entorno a una velocidad altamente peligrosa. Esto se puede evitar de forma sencilla, verificando que la pieza tenga una sujeción adecuada antes de encender el aparato, además, es importante que la misma esté en buenas condiciones o sustituirla de inmediato por una nueva.

Las amenazas de la alimentación eléctrica

Antes de usar por primera vez el aparato, debes verificar que el motor está preparado para recibir la tensión eléctrica de tu región, de otra manera, podría ocasionar daños irreversibles en el taladro de columna y producir sobrecalentamientos eléctricos en toda la casa o el sector donde vives.

Entre otras amenazas están los cables pelados, que podrían producirse de forma accidental durante el empaquetado del modelo o el tiempo de uso. En todo caso, es necesario revisar cuidadosamente la longitud completa del cable antes de conectar a la corriente eléctrica. Si presenta desperfectos puedes cubrirlo fácilmente con cinta aislante o con el uso de algún tubo plástico. De igual forma, es recomendable ir a un centro técnico para sustituir el cable y así evitar nuevas roturas, ya que estas pueden producir electrocuciones e incendios en los peores casos.

 

El uso indebido y la falta de mantenimiento de la carcasa

Para ahorrar dinero durante la fabricación y brindar estructuras más ligeras, las empresas encargadas de crear herramientas de bricolaje han construido en la actualidad hasta los mejores taladros de columna con carcasas de plástico, ya que son más baratos y ligeros, sin embargo, estos también son propensos a sufrir roturas en su estructura. Entre las consecuencias de estas aberturas de carcasa existe el riesgo de electrocuciones, sobre todo si alguna pieza o superficie cercana al aparato está mojada.

En el mejor de los casos, las pequeñas roturas producen pellizcos de la piel durante su uso, principalmente cuando el taladro está vibrando en exceso y deslizas las manos sobre la superficie. Para evitar esto, también es recomendable mantener la carcasa continuamente limpia, sobre todo en lo que se refiere a aceites y grasas, ya que estas sustancias dificultan mucho la sujeción de la herramienta y podrían causar movimientos bruscos que te acerquen al giro del cabezal. Si necesitas limpiar el aparato debes hacerlo mientras está apagado, desconectado y con desengrasantes que no resulten perjudiciales para el plástico.

Consecuencias de un mal funcionamiento

Entre las consecuencias y los accidentes más frecuentemente asociados al uso de un taladro de columna están los cortes, las abrasiones y las penetraciones producidas por el giro incorrecto de la herramienta. Asimismo, entre las fallas comunes está el desprendimiento de partículas después de la rotura de broca y el desplazamiento involuntario de la pieza de trabajo, que podría atrapar miembros cercanos.

También, es posible la inhalación inconsciente de partículas de polvo y sustancias procedentes del corte. La exposición al ruido y a las vibraciones puede ser igual de dañino que las consecuencias anteriormente mencionadas, ya que el daño se produce de manera progresiva e imperceptible hasta ser demasiado tarde. Menos improbable está el contacto eléctrico, sin embargo, se deben tomar las medidas de seguridad necesarias para evitarlas.

 

Guía de seguridad básica para usar un taladro de columna

Al igual que la herramienta portátil, es importante el uso de lentes de plástico duro que protejan tu vista de las partículas que podrían salir disparadas. Asimismo, es recomendable usar un tapabocas que cubra tanto la nariz como la boca, de esta manera evitas aspirar constantemente el polvo y las virutas, sobre todo si trabajas en un taller o sueles usar el taladro de forma continua.

Durante su uso debes mantener las manos siempre en la parte más alta del aparato, junto con el sistema de velocidad y el mango de sujeción. No obstante, debes evitar realizar fuerza excesiva, recuerda que este es un aparato de uso fijo y suele hacer la mayor parte del trabajo de forma automática, por lo que no debes empujarlo ni tomarlo muy fuerte.

Para mayor efectividad, debes tener clara la función de cada broca, ya que así evitas un mal funcionamiento del aparato y puedes garantizar su durabilidad. En caso de que trabajes con metales es recomendable usar aceites solubles refrigerantes, que faciliten la perforación de la superficie sin forzar la máquina. Por otro lado, debes recordar recoger el cable de alimentación correctamente después de su uso y usar guantes ajustados que no sean conductores de electricidad.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS