¿Cómo cambiar la correa de una persiana?

Última actualización: 27.09.22

 

Las persianas son una pieza fundamental para proteger nuestro hogar del exceso de luz, del calor intenso del verano o aislar mejor el interior del frío del invierno. Sin embargo, dado que las usamos casi a diario, es posible que su cinta se deteriore. Algo que requiere de ejecutar un cambio de la cinta de persiana, para recuperar su buen funcionamiento.

 

En un país como el nuestro, donde los inviernos suelen ser fríos y los veranos calurosos, contar con una protección adicional en nuestras ventanas siempre es una buena idea. Algo para lo que la ayuda de las persianas es fundamental. Estas suelen fabricarse en PVC o en aluminio y se encargan tanto de aislar el frío y la humedad del invierno como protegernos del sol directo y el calor del verano. Todo ello sin olvidar su importancia a la hora de controlar la presencia de luz en cualquier estancia.

De este planteamiento se desprende que el uso de la persiana es habitual, siendo frecuente que tiremos de su cinta varias veces al día. Este es el elemento más débil de toda la estructura, así que no es extraño que llegue un día en el que tengas que plantearte cambiar la cinta de la persiana. Afortunadamente, esta tarea no es complicada, siempre que sepas cómo ejecutarla. Por eso, en este artículo te contamos cómo cambiar la cuerda de una persiana, para que puedas devolverle su funcionamiento en pocos minutos.

 

Qué necesitamos

Para cambiar la cinta de persiana, necesitaremos de varios elementos. El primero es, obviamente, la cuerda nueva. La oferta de correas para persianas es amplia, tanto en tamaños como en diseños, así que elegir la adecuada es fácil. Esta debe tener una medida que sea de al menos 3 veces el alto de la ventana o 4 veces si esta incluye recogedor de peso. No te olvides de verificar el ancho correspondiente. También serán necesarios un destornillador y unas tijeras. En caso de que también quieras cambiar el mecanismo interior, deberás comprar el recambio correspondiente.

Primeros pasos

Una vez que tenemos todo listo, es momento de ponernos manos a la obra. Este proceso que vamos a comentar es el mismo tanto para cambiar la cinta de una persiana empotrada como para aquella que tenga el tirador sobrepuesto por la pared. El método para colocar la cinta de la persiana solo varía en el elemento que tendremos que desmontar.

Lo primero que tenemos que hacer es subir por completo la persiana, sujetando la misma con unas sargentas, para que no se mueva. A continuación, usaremos el atornillador para abrir la caja de la persiana, a fin de acceder a su interior. Ten cuidado cuando lo hagas, ya que a veces estas cajas tienen los bordes más afilados de lo que deberían, siendo algo peligrosos. Una vez que tengas localizado el recogedor superior de la persiana, será momento de cortar la cinta vieja, que estará anudada al mismo. 

 

Colocando la cinta nueva en la caja

El siguiente paso es cambiar la cinta de la persiana antigua por la nueva. Empezaremos introduciendo la nueva cinta dentro del recogedor, en la posición correspondiente, realizando un nudo para fijarla. También colocaremos dos o tres vueltas de cinta sobre el tambor, asegurándonos de que la cuerda vaya siempre en el mismo sentido y quede colocada en la posición correcta. 

En este punto es donde puedes bajar un poco más la persiana, en caso de que esta no quede todo lo cerrada que quieres. Basta con añadir alguna vuelta más de cinta sobre el eje, para que la persiana tenga más espacio para bajar y lograr así el ajuste deseado conforme a tus preferencias.

En general, en lo que se refiere a cómo poner la cinta de la persiana en el recogedor, no hay muchas complicaciones. Pero si tienes dudas, puedes sacar una foto o quedarte con la idea de cómo estaba el montaje antes de cortar la cinta. Completamos esta fase cerrando la caja de forma inversa a como la abrimos, para lo que colocaremos la tapa y la fijaremos con los tornillos correspondientes, usando el atornillador.

Colocando la cuerda en el recogedor 

Toca el momento de arreglar la cuerda de la persiana en la parte inferior, para lo que haremos más o menos lo mismo que en la superior. En primer lugar, retiramos el tirador inferior de la persiana, desatornillando el mismo o bien quitando la tapa que lo cubre. El primer paso pertenece a cómo cambiar la cinta de una persiana enrollable empotrada, mientras que el segundo sería para las persianas de tirador sobrepuesto.

Retiraremos la cinta vieja por completo, procurando no dañar el mecanismo durante el proceso. Si quieres aprovechar para cambiar el tirador de la persiana por completo, basta con retirar el sistema viejo y desecharlo. Considerando su precio económico, cambiar el tirador de la persiana es la opción más sencilla y eficiente, así que tal vez te interese renovar por completo la persiana una vez que estás en ello.

Si finalmente solo cambias la cinta, tendrás que colocarla sobre el mecanismo, haciéndole un pequeño orificio para montarla en el gancho correspondiente. No te olvides de verificar el sentido del giro del mecanismo, para que recoja adecuadamente la cinta. Una vez que el resorte haya enrolado la cinta, solo queda montar de nuevo el mecanismo en su lugar. El paso final es verificar que la persiana sube y baja correctamente. Si todo va como debe, habrás terminado de arreglar la cuerda de la persiana con éxito.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS