Conserva Tus Muebles De Jardín Como Nuevos Con Estos Consejos

Última actualización: 23.06.24

 

Parte importante del encanto de un jardín son los muebles que lo decoran. Lo hacen más habitable y permiten disfrutar cómodamente del tiempo mientras se lee un buen libro o se comparten momentos agradables con amigos. Para que siempre estén como nuevos, basta con dedicarles un poco de tiempo y otorgarles los cuidados adecuados.

Hoy en día las opciones para amueblar nuestros jardines son incontables y podemos visitar sitios como https://gardenway.es/muebles-de-jardin que cuentan con un amplio catálogo en muebles de jardín de diversos materiales.

Sin embargo, sin importar si tu preferencia se inclina hacia los muebles de jardín de metal o de materiales ecológicos, es necesario conocer la manera de conservarlos en buen estado, para embellecer y proporcionar comodidad a nuestro jardín por más tiempo.

En este sentido, traemos para ti una serie de consejos valiosos que te permitirán disfrutar de tus muebles por más tiempo, conservándolos impecables y bonitos para que siempre puedas recurrir a ellos cuando lo necesites.

 

La prevención es el primer paso para cuidar tus muebles de jardín

Nuestro objetivo primario al pensar en los muebles del jardín debe ser evitar que se dañen innecesariamente. A pesar de que los materiales sean resistentes, los cuidados nunca sobran y ayudarán a prevenir un deterioro acelerado. Esto es lo que debes hacer dependiendo del material de tus muebles para que luzcan hermosos.

 

Muebles de jardín elaborados con materiales naturales

La textura y belleza de los muebles elaborados con fibras naturales o madera es innegable, vamos a ver cómo se pueden resaltar sus cualidades a través del tiempo.

 

Muebles de jardín de madera

Las maderas exóticas como la teca son capaces de tolerar estoicamente la exposición a los elementos del clima sin presentar problemas. No obstante, pasar un paño con aceite especial para muebles de madera puede favorecer la conservación del mueble. De esta manera, su apariencia no cambiará o comenzará a perder brillo, volviéndose grisácea. No es necesario que el paño esté empapado, bastará con que pueda dejar una fina capa del producto sobre el mueble. La clave está en realizar este proceso con frecuencia, al menos una vez por semana, para que logre su propósito. ¡Verás como tus muebles mantienen su esplendor durante años! 

Muebles de jardín de mimbre o ratán

Cuando las fibras de ratán o mimbre que conforman los muebles pierden su hidratación, son más susceptibles a las roturas, por eso es mejor cuidarlas con esmero de forma periódica. 

Para conservar su flexibilidad y resistencia, el aceite de linaza es el producto ideal, y al igual que sucede con los muebles de madera, es suficiente con aplicarlo con un paño suave. 

Si el entramado es muy estrecho y notas que algunas secciones no pueden alcanzarse con el paño, puedes utilizar un pequeño cepillo para ayudar a que el producto penetre bien. En la mayoría de las ocasiones el paño será suficiente, ya que las zonas cubiertas por otras fibras no están directamente expuestas al sol, por lo que resisten mejor a las inclemencias.

 

Muebles de jardín de metal

La resistencia del metal es el principal factor que incide en que muchos elijan este tipo de muebles para su jardín, pero no están exentos de problemas. Para aquellos que son susceptibles al óxido, el mantenimiento consistirá en conservarlos libres de polvo y en supervisar que el recubrimiento no se dañe. Esto permitiría que el agua haga de las suyas causando las molestas manchas rojizas que no solo afectan la apariencia, sino que pueden transferirse a tu ropa, siendo difíciles de sacar con el proceso de lavado normal. 

En cuanto notes que tus muebles comienzan a presentar alguna mancha de óxido, es momento de renovar el recubrimiento para detener el problema. Preferentemente, aplica el mismo sistema que tenían originalmente, ya sea esmalte, epoxi o laca.

La limpieza, tu aliado contra el deterioro de los muebles de jardín

Puede que no hayas considerado, hasta el día hoy, que el polvo es uno de los principales enemigos de tus muebles de jardín, los raya, opaca y también los reseca. Por eso hemos decidido dedicar en esta ocasión un fragmento a este tema.

Las capas de polvo pueden adherirse si no se eliminan con frecuencia, haciéndose más difíciles de limpiar. En este sentido, un aspirador o en su defecto, incluso un soplador de hojas puede ayudarte a retirar capas recientes de polvo de tus muebles.

Una vez que se ha eliminado la mayor parte del polvo, puedes recurrir a un método más efectivo para eliminarlo por completo con cierta frecuencia.

En la mayoría de los casos, a menos que se trate de sofás, puedes lavarlos con un poco de agua tibia y lavavajillas diluido. Al terminar la limpieza profunda nunca olvides secar muy bien todo el mueble.

Hasta este momento puede que estés pensando que la labor de mantener tus muebles requiere más tiempo del que quieres invertir. Si este es el caso, tenemos algunos consejos que te ayudarán a reducir la periodicidad con la que tienes que cuidarlos. Además, te permitirán tenerlos siempre listos para su utilización.

Fundas a medida

Si lo piensas, esta es la mejor solución para evitar que el molesto polvo y la humedad afecten a tus muebles de jardín. Nuestra recomendación es que inviertas un poco de dinero en conseguir unas fundas adecuadas, que se ajusten bien a las dimensiones de tus muebles para que los cubran completamente. Así, cuando quieras disfrutar de un tiempo agradable en el jardín, bastará con retirarlas y ¡Listo!

En conclusión, disfrutar de tus muebles de jardín al máximo no tiene que ser un proyecto que te quite el sueño, si sigues estos consejos podrás tenerlos impecables por muchos años y aprovechar cualquier momento libre para relajarte en las tardes de verano.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS