10 usos poco conocidos de la pistola de calor

Última actualización: 23.06.24

 

Contar pistola de calor entre nuestras herramientas podría ser más conveniente de lo que muchos podrían imaginar. Si bien no es de los artículos más comunes, vale la pena descubrir su gran versatilidad y todo el potencial que puede ofrecer cuando se trata de realizar actividades de bricolaje y reparaciones.

La pistola térmica es una de las herramientas que ha logrado ganarse un sitio entre las favoritas de los aficionados al bricolaje. Su facilidad de uso y la gran versatilidad que ofrece para realizar diferentes labores es uno de sus principales atractivos y en las siguientes líneas explicaremos algunas de las funciones que aporta y que la mayoría de las personas ignoran.

Es muy probable que después conocer más sobre los usos de la pistola de calor encuentres que pudiste haber dedicado muchas menos horas a aquella labor que te parecía interminable y que, en su lugar, podrías haber disfrutado de un rato de diversión; entrando, por ejemplo, a https://www.casino777.es/ruletas para probar tu suerte.

 

Características principales

Aunque podría confundirse con un simple secador de pelo, la diferencia entre ambos aparatos electrónicos radica en la capacidad. Una pistola térmica puede generar aire caliente a una temperatura de más de 550 ºC, por lo que nadie debería intentar utilizarla para modelar su pelo.

Por otro lado, es una herramienta que puede o no contar con boquillas que permitirán canalizar el aire hacia el sitio en el que se necesita, focalizando aún más su flujo de aire.

En cuanto a costes, podemos encontrar pistolas de calor en versiones de bajo coste que oscilan entre los 15 y 20 euros, pero también hay alternativas de alta potencia o capacidad que podrían adquirirse hasta por 50 euros. 

 

Principales usos

Ahora que no hay duda acerca de qué es una pistola de calor, vamos al punto principal en este artículo: cuáles son los usos poco conocidos que puede ofrecer esta herramienta.

 

Resaltar la belleza natural de la madera

La madera suele ofrecer líneas dispuestas a lo largo y ancho de los cortes que se hayan realizado en ella. Estas vetas pueden destacarse aún más si se exponen al aire caliente de una pistola térmica. Eso sí, deberás ser muy cuidadoso al aplicar el caudal de aire, ya que al focalizarse demasiado podría terminar quemando la madera.

Para conseguir este efecto es indispensable que la madera no haya sido tratada previamente con barnices o algún otro producto. Debe estar totalmente al natural.

 

Adherir cantos

Para ocultar los bordes y dar un mejor acabado a las piezas de aglomerados es muy común utilizar cintas cubrecantos, las cuales vienen pre encoladas con adhesivos que se activan con el calor. Estas cintas suelen aplicarse con herramientas como la plancha, pero se trabajan mucho mejor con una pistola de calor si se realiza de la forma correcta. Además, la labor se realiza en menos tiempo con esta técnica.

 

Preparar superficies

Para aplicar barnices, silicona o ciertos tipos de recubrimientos en determinadas superficies es necesario que la zona esté libre de cualquier humedad. De otra manera, el material no podrá fijarse de forma correcta y cumplir con su función. Además, si la humedad queda atrapada puede que los hongos proliferen en el interior dando lugar a otros problemas en el futuro. 

La solución para esto puede ser tan sencilla como aplicar aire caliente sobre la superficie hasta lograr que cualquier resto de humedad haya desaparecido. Esto es muy útil tanto en paredes, piezas de metal y juntas, por mencionar algunos ejemplos.

 

Descongelar

Si tienes problemas para introducir la llave en la cerradura de tu coche, porque ha quedado agua dentro de ella y se ha congelado, puedes ayudarte aplicando un poco de aire caliente a la zona. Siempre colocando la pistola a una distancia prudencial y solo durante un corto periodo de tiempo, para no dañar la pintura.

De igual manera, puede ser muy útil contar con una pistola térmica para eliminar el hielo de la zona del frigorífico, cuando se desea realizar su limpieza.

Además, esta herramienta es de gran ayuda cuando se quiere trabajar en tuberías que se han congelado y necesitan reparación.

 

Retirar etiquetas y sellos

Retirar esas pegatinas que los niños han colocado en zonas inapropiadas puede ser una tarea mucho más sencilla si tienes a mano una pistola de aire caliente. Bastará con aplicar el flujo de aire durante unos segundos para que el adhesivo se suavice y sea más sencillo de desprender. También, puedes aplicar aire caliente para eliminar restos de silicona en las juntas de tu cocina o algunos tipos de masilla. 

Aflojar tornillos

¿Te has encontrado con una tuerca que no gira o un tornillo que parece imposible de aflojar? Puedes probar aplicando calor con la pistola. Esto permitirá que el óxido se desprenda un poco y sea más fácil retirar la pieza.

 

Desinfectar

Las jaulas de tus mascotas pueden quedar libres de gérmenes con tan solo pasar la pistola de calor sobre las superficies. Esto ayudará a que tus compañeros disfruten de un espacio más saludable.

 

Unir piezas de plástico

Si tienes un par de piezas elaboradas en plástico y deseas unirlas es posible que solo necesites una pistola de calor. Esto funciona muy bien con manteles que se han dañado, en cuyo caso solo necesitarás un pequeño trozo para reparar la zona y aplicar calor para que se fusionen los bordes.

 

Modelar

Las tuberías, entre otras cosas, pueden adaptarse a rincones irregulares con tan solo aplicar un poco de calor. De hecho, también pueden unirse tuberías con esta técnica.

Debes ser cuidadoso en aplicar calor solo a piezas elaboradas con materiales compatibles con el calor, como el polietileno, poliestireno y nylon. Algunos otros materiales como la melamina pueden incendiarse.

 

Manualidades

Son casi incontables las manualidades que aplican calor como técnica para ofrecer acabados atractivos. Por mencionar algunos casos, los efectos de vetas pueden resaltarse en la resina epóxica con un poco de aire caliente. De igual manera, puede modelarse la goma eva o reactivar adhesivos para técnicas como el embossing.

Como puedes observar, la pistola de calor es una herramienta con un gran potencial. Solo nos resta desearte mucha suerte en tu próximo proyecto de bricolaje.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS